Esta página utiliza cookies. Si continuas navegando por nuestra página, asumimos que autorizas el uso de cookies. Para más información pincha aquí. Más información

REGÍSTRATE     ENTRAR

OrlandoOrlando

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
TOMATE Y SALUD > TOMATE Y SALUD

TOMATE Y SALUD

En la dieta occidental, el tomate es considerado fuente principal de vitamina A y C.

Contiene también grandes cantidades de fibra, beta-caroteno, hierro, licopeno, magnesio, niacina, potasio, fósforo, riboflavina y tiamina.

El tomate debe su color rojo al licopeno, un fuerte antioxidante que contiene en grandes cantidades. De entre los numerosos beneficios del licopeno al cuerpo, el más importante es la destrucción de los radicales libres, que son causa de diferentes enfermedades. La eficacia del licopeno para combatir los radicales libres es diez veces superior que la de la vitamina E.

Diferentes investigaciones han demostrado que el licopeno del tomate también es bueno para el corazón, evita el envejecimiento prematuro, previene enfermedades degenerativas y reduce el riesgo de sufrir enfermedades crónicas.

A diferencia de la mayoría de alimentos, cocinar el tomate es bueno para la salud, ya que el calor rompe las paredes de las células y aumenta la cantidad de licopeno disponible.

LICOPENO

El nombre del licopeno deriva de la clasificación de especie del Tomate: solanum lycopersicum.

Como carotenoide que es, el licopeno es un pigmento rojo soluble en grasa responsable del color de algunas verduras y frutas como la sandía o la guayaba. Dicho pigmento acumula la luz y protege a los organismos contra los efectos tóxicos del oxígeno y la luz.

Aunque el licopeno se puede encontrar en muchos alimentos, en la dieta europea más del 90% de su consumo proviene de los tomates y sus productos.

El nivel de licopeno y otros carotenoides en los tomates depende del tiempo, la tierra y las prácticas agrícolas. De la misma forma que las condiciones de elaboración y almacenamiento también afectan el contenido de licopeno del producto final, además de su biodisponibilidad.

Al contrario de lo que ocurre con otros micronutrientes, el nivel de licopeno no disminuye con la elaboración, sino que además se incrementa. Esto se debe a que el licopeno es insoluble en agua y está muy unido a la fibra vegetal, por lo que la biodisponibilidad del licopeno aumenta al cocinar los tomates.